Sobre relatos, cuentos e historias

Espacio dedicado a los textos que le han ayudado a la autora a hacer más leve el tiempo de la vida, el cual suele ser muy largo. Esperando que algún incauto perdido de la red llegue a estas líneas y alimente su ocio,y si hay suerte, quizá hasta le comuniquen algo

Mi foto
Nombre: Arenita
Ubicación: México, D.F., Mexico

Maestra en Artes Visuales con orientación en Diseño y Comunicación Visual y Lic. en Diseño y Comunicación Visual, por la ENAP/UNAM. Diseñadora gráfica que desde hace años trabaja usando sólo Software Libre en su trabajo profesional. Labora en el sector cultural, social y educativo.

sábado, diciembre 04, 2010

Mecanismo de tortura V

De cara a la pared

La tortura en esta ocasión será lenta, suave y delicada, casi como una ceremonia, de tal suerte que la víctima no se de cuenta, que no lo note, que no lo vea.

Primero, habrá que otorgarle un bienestar inmenso, largo y profundo, que por un momento crea que todos los dolores se fueron para no volver jamás.

Hay que dejar que haga lo que más le guste, eso es lo más importante, deberá creer que existe una salida, que no todo esta perdido, que vale la pena hacer un esfuerzo.

Tendrá, luego, que conocer el amor, así entonces sentirá que no sólo su búsqueda habrá terminado, sino que todo el destino confabula para que sea feliz.

Otórgale un motivo, una razón, dale días maravillosos, viajes reveladores, déjalo que hable con gente sabia, sentirá que se acerca a la verdad.

Ahora, poco a poco y sin prisas, quítale la única forma que tenía de expresarse, si es la música, entorpece sus oídos, si es la danza, quita destreza en el cuerpo, si es la escritura, quita cerebro a sus dedos... Como se sentirá dichoso, no notará que le habrás quitado el don que alguna vez lo salvó de la agonía.

Después de eso, empieza a alejarlo de sus amigos, uno a uno, sin remordimientos, haz que pierda el contacto, que pierda de vista la razón que alimentaba su amistad, haz que sienta desden por todos y que ellos, se olviden de él. Aíslalo, que nadie a su alrededor sepa nada de él, que su familia no lo reconozca si lo vuelve a ver, mantenlo, cautelosamente, alejado del mundo. En un principio, no lo notará, estará tan feliz y cómodo en su situación que no le importará la soledad.

Se paciente, un día, sin darse cuenta, despertará y se sabrá solo. Hasta entonces, notará, que fue víctima de su propio egoísmo, que su felicidad lo condujo a un callejón, donde ni su propio don lo podrá salvar... la tortura habrá empezado, el dolor será implacable.

2 Comments:

Blogger Soria said...

Mecanismo particularmente penoso. Lastima que no sea infalible. Tarde o temprano caerá en la cuenta de que siempre puede forjar nuevas lazos cuando los antiguos casi se han disuelto (e incluso recuperar muchas de estos últimos sin demasiado esfuerzo). Llegado el momento también notara que existen quienes no lo han abandonado en ninguna de sus metamorfosis.
Y así, de pronto, descubre que podría hacer su tortura un poco más llevadera.

1:00 a. m.  
Blogger Arenita said...

De acuerdo, aunque yo creo que al final, siempre le quedará el remordimiento de haber llevado a un extremo grande su profunda evasión. Podrá generar nuevos universos habitables, pero al final de día, no evitará pensar en qué fue del pasado, o que hubiera pasado si.... Gracias por comentar :-)

4:35 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
Este blog y todos sus textos se publican bajo licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.5 License.